FANDOM


Sephiran
Sephiran Lehran
Género: Masculino
Especie: Laguz
Familia: Altina (Esposa)
Meshua (Hija)
Misaha, Micaiah, Sanaki (Descendientes)
Clase inicial: Obispo (FE9)
Canciller (FE10)
Apariciones: Logo Fire Emblem Path of Radiance


Logo Fire Emblem Radiant Dawn

Sephiran (セフェラン Cepheran), o también conocido por su nombre de origen: Lehran, es un personaje no jugable de Fire Emblem: Path of Radiance, y el antagonista principal, junto a un personaje jugable de Fire Emblem: Radiant Dawn. Es el duque de Persis, además del senador con mayor rango de Begnion y primer ministro de la emperatriz Sanaki. Tiene un corazón de oro que le hace gozar de un gran apoyo popular, su arma favorita es un tomo de magia de luz llamada Creiddylad, un arma que solo lo puede usar los elegidos de la diosa Ashera.

Biografía Editar

Pasado Editar

Sephiran alguna vez fue conocido como Lehran, el garza que apoyó a los Tres Héroes en su lucha contra el Dios Oscuro, Yune. Fue gracias a la sugerencia de Lehran que la diosa Ashera decidió sellar a Yune dentro del medallón, conocido en el futuro como el Emblema del Fuego, en lugar de borrar toda su existencia. A cambio, él, junto con otros, hizo una promesa de que no habría guerra durante mil años. El plan era que, después de ese período, Ashera volvería a ser uno con Yune, formando la diosa original de la creación, conocida como Ashunera, o la Diosa del Alba, pero si surgía la guerra de nuevo, Ashera tendría que destruir el mundo haciendo su juicio sobre los seres del mundo.

Desde entonces, Lehran tuvo mucho cuidado en mantener la estabilidad en todo el mundo mientras usa galdr para consolar a Yune. También aprovechó la oportunidad para hacerse más íntimo con su compañera Altina, una de los Tres Héroes que se convirtió en la fundadora de Begnion. Sin embargo, cuando ella dio a luz a su hija: Meshua, poco después descubrió que había perdido la capacidad de transformarse y cantar galdr, sin convertirse en beorc ni en laguz.

Si se completa Radiant Dawn más de una vez con Nasir y Gareth vivos a la lucha contra los dragones, afirman en una conversación, que involucra a Nasir, Gareth, Kurthnaga y Micaiah, que Lehran intentó suicidarse muchas veces.

Este fenómeno, donde un niño de sangre mixta beorc y laguz llevaría a que el padre laguz perdiera su poder, solo era conocido por los Tres Héroes en ese momento. Temían que las noticias de esta salida al mundo causarían conflictos entre beorc y laguz, lo que iría en contra del pacto que formaron. Con eso en mente, Lehran fingió su muerte, refugiándose en Goldoa, mientras, Altina se casó nuevamente y crió a la hija que tuvo con Lehran como un bebé normal nacido de su nuevo marido.

Vivió secretamente bajo el cuidado del rey dragón Dheginsea durante setecientos años, conoció al pequeño príncipe Kurthnaga en algunas ocasiones y le cantó; pero luego, Lehran sentía como los laguz estaban siendo esclavizados por Begnion. Lehran al ver esto, intenta pedirle al rey Dheginsea salir a salvar a sus hermanos laguz, pero Dheginsea aún manteniendo el pacto que una vez hizo de no alimentar las llamas de la guerra, lo que ocasionaría el despertar de Ashera, se mantiene neutral sin hacer nada. Oponiéndose a la negativa del rey dragón de ayudar, lo lleva a partir menos de ciento cincuenta años en el pacto, buscando trabajar por su cuenta si es necesario para ayudar a sus hermanos, pese a las órdenes de Dheginsea de detenerse.

Mientras estaba en Begnion, Lehran realizó una visita secreta a su descendiente, la emperatriz Misaha, en la capital de Begnion: Sienne. Ella lo reconoció como su antepasado y, confiando en su palabra, le reveló que ella, junto con cada apóstol antes que ella, eran estigmatizadas, revelando su marca en el dorso de su mano derecha, que se había visto obligada a esconder de todos. Cuando Lehran, que no sabía que sus descendientes llevaban la marca, se disculpó por lo que tuvo que soportar durante toda su vida. Ella lo perdonó, diciéndole que ahora que sabía quién era su antepasado, ya no sentía vergüenza en su herencia. Luego le contó a Lehran su plan de revelarse como una estigmatizada para el mundo, en un intento por ayudarla a librarse de los prejuicios contra los demás, incluso siendo plenamente consciente de los peligros que enfrentaría al hacerlo. Inspirada en su coraje, Lehran tenía la intención de regresar a Goldoa para contarles a todos esta nueva esperanza.

Pero ocurrió una terrible tragedia, Lehran se enteró junto con varios campesinos de Begnion, que la apóstol Misaha había fallecido. Y los senadores culparon al clan garza de Serenes por el asesinato. Los campesinos envueltos ante la furia por el asesinato de su apóstol, deciden tomar antorchas e incendiar el bosque de Serenes, el hogar de los laguz de la tribu garza. Lehran escuchando todo esto, intenta convencer a los campesinos que los garza no harían algo así, ya que los garza no son capaces de luchar y prefieren vivir en paz, pero los campesinos no escuchando las palabras de Lehran, se preparan para ir a Serenes. Debido a esto, Lehran se ve envuelto en furia y accidentalmente, revela sus alas a los campesinos. Estos al ver a un subhumano fingiendo ser uno de ellos, lo atacan y, posiblemente, lo dejaron inconsciente para luego ir a Serenes.

Cuando Lehran recobró la consciencia, fue rápidamente al bosque de Serenes, pero para ese momento, ya era demasiado tarde. Los árboles ardían en fuego; los garzas fueron asesinados (a excepción de los reyes: Lorazieh, Reyson, Leanne y Rafiel).

Ya pasada la Masacre de Serenes, Lehran encontró su medallón en un altar. Ahí, Lehran vio los cadáveres de sus hermanos y hermanas garzas, más la noticia del asesinato de la apóstol Misaha, Lehran perdió toda esperanza en el mundo, decidiendo despertar a la diosa Ashera lo antes posible para que pueda castigar a los seres imperfectos del mundo por sus crímenes. Habiendo perdido sus poderes hace mucho tiempo, Lehran era incapaz de usar el galdr de liberación para despertar a las diosas, resolviendo despertarlas a través de una guerra continental.

Lehran renunció a su identidad laguz y adoptó la identidad de un beorc de nombre Sephiran, del que se decía, era miembro de una familia de grandes magos. Tomó el título de Duque de Persis y se unió al Senado de Begnion. De acuerdo con Lekain, Sephiran era el senador más joven en la historia de la nación.

Quince años después de la Masacre de Serenes, la nieta de Misaha, Sanaki, ascendió al trono con solo cinco años. Sin embargo, ella era emocionalmente inestable debido a haber perdido a su familia, hasta que Sephiran intervino. Los dos desarrollaron un vínculo mutuo de confianza, con Sephiran siendo la única persona en la que Sanaki podría depositar toda su fe. Como resultado de que Sanaki confiara en él, así como la aprobación del pueblo, los otros senadores lo elevaron al rango de primer ministro, con la intención de usarlo a él y a Sanaki como títeres en su gobierno. Sin embargo, ambos trabajaron en contra de los senadores y lucharon por las libertades civiles, oponiéndose y condenando numerosos abusos de los mismos por parte del Senado cuando era posible.

Durante este tiempo, Sephiran continuó trabajando en sus planes para despertar a Ashera. En algún momento, él se enteró de Ashnard, el joven príncipe Daein, y le informó de la existencia del medallón, lo que provocó que Ashnard lo buscara y deseara la liberación del "dios oscuro", incitando la Guerra del Rey Loco. También realizó una visita al cuartel de Daein y se encontró con Zelgius, un miembro bajo el entrenamiento de uno de los generales mas famosos de Daein, conocido como Gawain, uno de los cuatro jinetes de Daein y, después de enterarse de su pasado, lo convenció de ir a Begnion y servirlo en su causa una vez que abandonó Daein.

En la escena de la memoria de Ike, se revela que fue Sephiran quien selló los recuerdos de Ike sobre la muerte de su madre para evitarle el dolor de haber sido testigo de la muerte de su madre, Elena, a manos de su padre Greil, quien se volvió loco cuando tocó el medallón de Lehran. Además, después de descubrir que la hermana de Ike, Mist, pudo tocar el medallón sin verse afectada, decidió dejarlo con ella por el momento.

También se da a entender que de alguna manera trajo a Micaiah a Daein y la dejó allí para protegerla de los senadores, ya que ella era la heredera primogénita que se convertiría en la Emperatriz y Apóstol de Begnion. Lehran probablemente temía que Micaiah sufriera el mismo destino que su abuela.

Fire Emblem: Path of Radiance Editar

Al comienzo de la Guerra del Rey Loco, Sephiran se dispuso a observar el estado de las cosas en Crimea, bajo la apariencia de un simple peregrino. Durante sus viajes, llega a una pequeña aldea y se encuentra a Brom y Nephenee, quienes habían resultado heridos en combate, y trabaja para curar sus heridas, pero, al hacerlo, es capturado por las fuerzas de Daein y encarcelado en el Castillo Canteus con los dos campesinos armados y un caballero de Crimea llamado Kieran.

Su ejecución estaba programada por las fuerzas de Daein, pero fue liberado un día antes de su fecha de ejecución cuando un joven llamado Ike (la misma persona que salvó antes de un terrible recuerdo), y los mercenarios de Greil, lideraron un asalto al castillo para liberar a los prisioneros.

Después de una conversación con Ike, se va, y no fue hasta su llegada a Begnion, que Ike supo de Sanaki su identidad como primer ministro.

Al final de la guerra, Sephiran llega a Melior y se encuentra con Ike después de la derrota de Ashnard, donde Ike le cuenta sus (erróneos) hallazgos sobre el papel de Ashnard en el asesinato de Misaha y la Masacre de Serenes.

Fire Emblem: Radiant Dawn Editar

Tres años más tarde, cuando llega a Sanaki la noticia de los abusos del ejército ocupacional de Begnion en Daein, envía a Sephiran para dirigir un equipo de investigación a Daein para identificar la naturaleza del conflicto y descarrilar el plan de Lekain de dirigir el equipo él mismo y oscurecer el verdadero alcance de la operación. Al ver a Micaiah, envía al Caballero Negro para protegerla en tiempos de peligro, ya que no se sabe que en realidad es la sucesora de Misaha, en otras palabras, la verdadera Apóstol. Sin embargo, el ejército es derrotado por Micaiah y el ejército de liberación de Daein antes de que él pudiera llegar.

Más tarde, cuando Begnion entra en guerra con la Alianza Laguz, Sanaki y Sephiran reciben una carta de la Alianza contándoles sobre el papel del Senado en la perpetración de la Masacre de Serenes y el asesinato de Misaha. Ellos investigan para enjuiciarlos por sus crímenes. Pero antes de que pudieran hacer algo, en el punto más álgido de la guerra, Sephiran es sometido a un golpe de estado por el resto del Senado. Arrestado y despojado de su rango, es totalmente eliminado como un obstáculo para el deseo del Senado en continuar la guerra.

Tras el resurgimiento de Sanaki y la unificación de la facción de Zelgius del ejército de Begnion con la Alianza Laguz, Zelgius regresa a Begnion y libera a Sephiran de la cárcel, lo que les permite dar los siguientes pasos para cumplir el plan de Sephiran. Durante la guerra de la alianza laguz contra Daein, aliados con Begnion por un pergamino usado por los senadores llamado "Pacto de Sangre", provoca que la Diosa Yune y Ashera despierten.

En este momento, Sephiran, quien se encuentra en la Atalaya, saluda a Ashera por su despertar. Luego pronuncia su condena al fracaso de las dos razas para resistir la guerra, lo que la lleva a emitir un juicio sobre el mundo.

Sephiran permanece en el nivel superior de la torre, habiendo sellado la entrada a Ashera con magia atada a su propia vida en preparación para la llegada de Ike, Micaiah y Sanaki. Cuando el grupo llega, Sephiran inicialmente actúa amigable y leal a Sanaki, pero tan pronto como Ike lo desafía con sus palabras y acciones, les revela su plan y su servidumbre a Ashera, y que para proceder al cuarto de Ashera, tendrían que matarlo.

Durante la batalla, se enfrenta a Pelleas, el actual rey de Daein, y le revela que no es el hijo de Ashnard, puesto que su verdadero hijo, tiene sangre mezclada de laguz y beorc, por lo tanto, es un estigmatizado.

En la batalla es herido de muerte y, con su último aliento, le entrega la Gema Rudol a Sanaki como un último obsequio. Sin embargo, antes de morir, Micaiah utiliza toda su magia para revivirlo y sanarlo. De esta forma, engaña a la puerta, haciéndole creer que Sephiran había muerto. Luego, Ike lo convence de acompañar a su grupo para luchar contra Ashera y rectificar sus errores.

Durante la batalla contra Ashera, Sephiran usa el Bastón de Ashera para curar a todos los heridos a la vez.

Después de la derrota de Ashera, Sephiran regresa al bosque de Serenes a petición del rey Lorazieh, y sus heridas emocionales son curadas por las canciones de sus compañeros garzas. Sephiran vuelve a aceptar su verdadera identidad llamada Lehran y, durante al menos un milenio después, estuvo presente para saludar a la recién reunificada Ashunera, tras 1.200 años después de la derrota de Ashera. Así, Lehran vuelve a asumir su papel como su compañero.

Cita de batallas o conversación Editar

Batalla contra Ike Editar

Ike: Dime una cosa, Sephiran. ¿Qué buscas? ¿A qué viene todo esto?

Sephiran: ¿Por qué quieres saberlo?

Sephiran: Saber el porqué no te servirá de nada. No ayudara a nadie.

Sephiran: He perdido la fe en los seres inferiores y deseo acabar con vosotros. Eso es todo.

Ike: Entonces, ¿por qué me salvaste aquel día?

Sephiran: Ike, ¿puedo pedirte una cosa? Dime como te sientes ahora.

Sephiran: ¿Puedes soportar esos recuerdos terribles?

Ike: Si, ahora estoy bien. Pero admito que hasta hace poco no habría sido capaz.

Sephiran: Todos los seres sufren tragedias a lo largo de su vida.

Sephiran: El sufrimiento es inevitable; siempre ha sido así.

Sephiran: Esta es la triste realidad a lo largo de la historia, en todos los paises y con cualquier gobernante...

Sephiran: Mientras haya seres que sienten, habra dolor.

Ike: ¿Y qué?

Ike: ¿Tenemos que rendirnos y morir? La vida sigue. Superalo.

Sephiran: No te lo tomes a broma...

Ike: No me lo tomo a broma. Agradezco que me ayudaras cuando estaba en una situación espantosa.

Ike: Pero he aceptado que el dolor forma parte de la vida. Todos sufrimos alguna vez.

Ike: He sentido dolor y pena, he llorado, me he desesperado, y después me he levantado y he seguido adelante.

Ike: No he intentado olvidar lo que paso aquel día. Lo acepto y punto... Ni eso ni nada podrá detenerme.

Sephiran: Eres un hombre fuerte, Ike, hijo de Gawain. Pero no todo el mundo es tan fuerte como tú...

Batalla contra Micaiah Editar

Micaiah: He oído hablar de ti. ¿Nos conocemos?

Sephiran: La Dama del Cabello de Plata. He tardado muchísimo en llegar a conocerte.

Sephiran: Si hubiera sabido que aún vivías... Pero es demasiado tarde.

Sephiran: Esto no cambia nada. No puedo vacilar.

Micaiah: ¿Qué te ocurre?

Sephiran: Solo que soy muy sensible. No finjas preocupación.

Batalla contra Sothe Editar

Sothe: Allá vamos...

Sephiran: Hola, niño...

Sephiran: Me sorprende ver a un chico normal como tú luchando por salvar el mundo. ¡Hoy es el día de las sorpresas!

Sothe: Yo soy el más sorprendido. No puedo leer los sentimientos de la gente como Micaiah...

Sothe: No soy invencible en combate como Ike...

Sothe: Entre todos estos reyes laguz y heroes beorc, me siento como un impostor.

Sephiran: ¿Por qué estás aquí, entonces?

Sothe: Porque hay algo que no puedo permitirme perder. Micaiah.

Sothe: He venido hasta aquí para protegerla... No voy a perderla ahora.

Sephiran: Que sentimientos tan intensos... ¿Puedo preguntarte cómo te llamas?

Sothe: Sothe.

Sothe: Y si insistes en cerrarnos el paso, estoy dispuesto a acabar contigo.

Batalla contra Tibarn Editar

Sephiran: Hola, rey Tibarn. Esperaba verte.

Sephiran: Solo los más fuertes alcanzan la cima. Era de esperar que fueses uno de ellos.

Tibarn: ¿Sabes qué? No creo que seas el malvadísimo villano que quieres hacernos creer que eres.

Sephiran: ¿De qué hablas?

Tibarn: ¡Ajá, tenía razón! Lo veo en tus ojos. He vivido bastante y he aprendido a detectar a los mentirosos.

Tibarn: Ahora que he descubierto tu secreto, podrías sincerarte del todo y decirme quién eres en realidad.

Sephiran: (...)

Batalla contra Naesala Editar

Sephiran: Rey Naesala, parece que todo fue bien con el pacto.

Naesala: Si, y te lo agradezco. Ese pacto encadeno Kilvas al control de tu país...

Naesala: Pero ya no estamos sujetos a la maldición por oponernos a los edictos de tus corruptos senadores.

Naesala: Mejorando lo presente, por supuesto.

Sephiran: Me alegra de oírlo.

Naesala: No deberías. No eres como los demás senadores, ¡pero tu disparatado plan ha convertido a los míos en piedra!

Naesala: La libertad no tiene valor alguno para una estatua.

Sephiran: Mi objetivo no era otro que salvar a Sanaki.

Sephiran: Gracias a tu ayuda, está a salvo. El beneficio de tu país ha sido accidental, así que no te sientas en deuda.

Naesala: ¿Así que no vas a objetar a que te arranque los pulmones aquí y ahora?

Sephiran: En absoluto. Haz lo que quieras.

Batalla contra Nailah Editar

Nailah: ¿Quién iba a decir que un lunático del otro lado del desierto supondría una amenaza para Hataree?

Sephiran: Hataree... Siento no haber tenido ocasión de visitarlo.

Sephiran: Y pensar que el clan lobo ha vivido todo este tiempo en un rincón perdido del mundo.

Sephiran: Solo la diosa podía saberlo.

Nailah: Puede que ni la diosa lo supiera. No es perfecta, ¿sabes?

Nailah: Dime, ¿tiene una diosa imperfecta derecho a juzgar a seres imperfectos?

Sephiran: Entiendo tu punto de vista.

Sephiran: ¿Tiene la creadora derecho a destruir sus obras cuando ya no son que había previsto?

Sephiran: Interesante tema de conversación... Si tuviéramos tiempo.

Sephiran: Creo que eres la única que podría hacerme cambiar de opinión, lady Nailah, reina lobo.

Nailah: Tienes demasiadas opiniones. No tengo más que decir.

Conversación con Sanaki Editar

(De modo que ambos personajes hablan pero no luchan, Sanaki no puede atacar a Sephiran tanto como Sephiran a Sanaki).

Sanaki: Sephiran...

Sanaki: Todas las cosas que me dijiste, cada vez que me diste la mano, cada vez que me sonreíste...

Sanaki: ¿Todo era mentira? ¡Eres... el mayor farsante de Tellius!

Sephiran: No, Sanaki... Perdona que prescinda del tratamiento de cortesía, ya no importa. Te he dicho muy pocas mentiras.

Sephiran: Te he ocultado algunos hechos, si. También los he tergiversado alguna que otra vez...

Sephiran: Solo te he contado una gran falacia.

Sephiran: Esa única mentira pesa aun en mi consciencia. En ocasiones me odio a mi mismo por ella.

Sanaki: Sephiran...

Sephiran: Siempre te llevare en mi corazón, mi pequeña Sanaki... Eres la niña de mis ojos, la luz de mis días.

Sephiran: Nunca, nunca quise hacerte daño. Por favor... Debes entenderme...

Sanaki: (...) ¡No! ¡Sephiran, no!

Conversación con Leanne Editar

(Ambos personajes hablan bajo la idioma antigua)

Leanne: (idioma antigua): Tú... esto... esto no puede ser...

Sephiran: (idioma antigua): Vuelve al bosque, aquí no es donde debes estar.

Leanne: (idioma antigua): ¡No! ¡Yo me quedo aquí con los otros! Esta gente es mi amiga... ¡mi familia! ¡no los dejare!

Sephiran: (idioma beorc): ¡Cuánto ha cambiado el clan garza! Solíais ser pasivos y aceptar vuestro sino sin discusión...

Cita de muerte Editar

Parte 4 - Final 4: Por fin... Me muero.

Parte 4 - Final 5: Falta... (al parecer no puede morir, ya que se recupera toda la salud en cada turno cuando se le hiere)

Editar

  • Luz de la creación Lehran

A petición de Lorazieh, se instalo en el bosque de Serenes y sanó gracias a los cantos de los garza.