FANDOM


A continuación se listan todas las conversaciones que puede tener Fuga:

Corrin (hombre)Editar

Apoyo CEditar

  • Corrin: Jefe Fuga, ¿podemos hablar un momento? Creo que tú y mi padre os llevabais bien.
  • Fuga: Sí, el rey Sumeragi y yo éramos íntimos.
  • Corrin: Y ¿me contarías alguna anécdota suya? Es que yo apenas me acuerdo de él.
  • Fuga: ¡Por supuesto! Sumeragi y yo nos conocimos cuando éramos muy jóvenes. Nuestros padres eran gobernantes, así que teníamos mucho en común. Ambos éramos primogénitos y supongo que eso ayudó a que nos entendiéramos. Nos hicimos tan amigos que llegamos a jurar protegernos mutuamente. Yo me sentía invencible sabiendo que contaba siempre con el apoyo de tu padre.
  • Corrin: Hablas de él como si hubiera sido tu mejor amigo.
  • Fuga: ¡Lo era! Ay, cuántas travesuras hicimos juntos... Tu padre se pasaba el día gastándoles bromas a los sirvientes, ¿sabes?
  • Corrin: ¡No me digas!
  • Fuga: Je, como lo oyes. Ni te imaginas los líos en los que nos metíamos por su culpa.
  • Corrin: Me cuesta imaginarlo... ¡No tenía esa idea de mi padre!
  • Fuga: El caso es que aquella época duró poco. Crecimos, tu padre se casó dos veces y...
  • Corrin: Y... murió. Dio su vida por la mía, ¿no?
  • Fuga: Sí, pero vivió con plenitud. A veces me pregunto si no salió mejor parado que yo. Yo no he dejado de luchar y entrenar toda mi vida, mientras él descansa en paz. En fin... no quiero ponerme sentimental. ¿Te parece suficiente por hoy?
  • Corrin: ¡Más que suficiente, jefe Fuga! Muchísimas gracias.

Apoyo BEditar

  • Corrin: Te noto preocupado, jefe Fuga. ¿Qué ha pasado?
  • Fuga: ¿Te puedes creer que una chica me ha pedido una cita? ¡A mí!
  • Corrin: ¡Esta sí que es buena! Je, je. Oye, habrás accedido, ¿no?
  • Fuga: ¡Pues claro que no! Una cita a mi edad... ¿Te lo imaginas?
  • Corrin: Anda ya... ¡Uno nunca es demasiado viejo para enamorarse!
  • Fuga: Si, claro. A ver si opinas lo mismo cuando tengas mi edad.
  • Corrin: Ahora que lo pienso, el otro día decías que te habías pasado la vida luchando... Como jefe de la Tribu del Viento, ¿nunca has contemplado la posibilidad de casarte?
  • Fuga: Solo una vez.
  • Corrin: ¿Y qué pasó? ¿Por qué seguiste soltero?
  • Fuga: Fue el destino. No llegué a decirle lo que sentía, y ella se casó con otro. Después, los inhumanos los mataron y yo me hice a cargo de su hijo.
  • Corrin: ¿Te refieres a Hayato? ¡No sabía que hubieras estado enamorado de su madre!
  • Fuga: ¿Verdad que es patético?
  • Corrin: No, en absoluto. Que lo hayas criado como si fuera hijo tuyo demuestra tu lealtad.
  • Fuga: Muy amable, pero por favor... no se lo cuentes a nadie. He conseguido mantenerlo en secreto durante muchísimos años.
  • Corrin: Mis labios están sellados, jefe Fuga! Te doy mi palabra.
  • Fuga: Gracias, Corrin. Confío en ti.

Apoyo AEditar

  • Corrin: ¡Hola, jefe Fuga! ¿Qué estás haciendo?
  • Fuga: Ah, nada, Corrin. Pensar en mis cosas.
  • Corrin: Hasta sumido en tus pensamientos pareces un tipo duro. ¿Cómo te las apañas?
  • Fuga: No tengo ni idea, la verdad...
  • Corrin: Oye, ¿estás bien? Te noto un poco apesumbrado.
  • Fuga: Es que... He decidido retirarme y dejar que los jóvenes os ocupéis de esta guerra. Es hora de dar el relevo. Sumeragi ya no está, y yo debo seguir sus pasos.
  • Corrin: ¡¿Cómo?! ¿Por qué dices eso?
  • Fuga: No pensaba que mis palabras te disgustarían tanto...
  • Corrin: ¿Y te extraña? ¡No pasa un día sin que lamente que mi padre ya no esté aquí! ¡Y ahora tú también amenazas con abandonarme!
  • Fuga: N-no se trata de eso...
  • Corrin: Si, es cierto que ya es hora de que mi generación tome las riendas... Pero ¡si no contamos con una mano firme que nos guíe, no iremos a ninguna parte!
  • Fuga: Lo sé, y siempre que necesites ayuda, me tendrás a tu servicio.
  • Corrin: Menos mal... No sé qué haría sin tus consejos, jefe Fuga.
  • Fuga: Me has dado fuerzas para continuar. Es grato saber que sigo siendo necesario. Procuraré transmitirte toda la sabiduría que mis antepasados me legaron a mí.
  • Corrin: ¡Muchísimas gracias!
  • Fuga: A veces me recuerdas tanto a Sumeragi que me parece estar hablando con él.
  • Corrin: ¿De verdad?
  • Fuga: Sí. Eres leal, apasionado... igual que tu padre. Me honra que seas mi amigo.
  • Corrin: ¿Me consideras un amigo?
  • Fuga: Hemos luchado juntos, así que más que eso, te considero un compañero de armas.
  • Corrin: Tienes razón. ¡Espero que nuestra amistad dure muchos años!
  • Fuga: ¡Y yo también!

Corrin (mujer)Editar

Apoyo CEditar

  • Fuga: ¡Uaaah! ¡Zas!
  • Corrin: Caray con el jefe Fuga... ¡Ha partido ese trongo en dos de un puñetazo!
  • Fuga: ¿Quién anda ahí? ¿Eres tú, Corrin? ¡Sal de tu escondrijo!
  • Corrin: Buenos días, jefe Fuga. Perdón, no pretendía molestarte.
  • Fuga: Todo lo contrario: las distracciones ponen a prueba mi capacidad de concentración.
  • Corrin: Me gusta tu filosofía. ¡Creo que la próxima vez traeré una libreta para tomar apuntes!
  • Fuga: Si quieres aprender de verdad, ¿por qué no entrenamos juntos?
  • Corrin: ¿Lo dices en serio? Por mí, encantada.
  • Fuga: ¡Claro que sí! Las prácticas en pareja son mucho más efectivas.
  • Corrin: No te digo que no, pero... seguro que encuentras a alguien más preparado que yo.
  • Fuga: Llámame loco, pero me quedo contigo. Aunque solo sea por tu legendaria katana. Te garantizo que si sigues mi rutina de entrenamientos, mejorarás rápidamente. Lástima que Hayato se rindiera a las primeras de cambio...
  • Corrin: Si te sirve de consuelo, yo pienso tomármelo muy en serio. ¡Lo prometo!
  • Fuga: ¡Así se habla! Esa es la actitud que quiero ver.

Apoyo BEditar

  • Fuga: ¡Se acabó! Te dejo descansar un rato, que te lo has ganado.
  • Corrin: ¡Uf, menos mal! Estoy agotada...
  • Fuga: Aquí tienes un vaso de agua.
  • Corrin: Glup, glup... Ahh, qué sed... Oye, gracias por acceder a entrenarme.
  • Fuga: Conozco a pocos capaces de soportar mi rutina. Flexiones, dominadas, carrera... Y has superado el reto con nota. Por algo eres la hija del rey Sumeragi, supongo...
  • Corrin: Tú y mi padre erais muy amigos, ¿verdad?
  • Fuga: Yo lo consideraba más que eso. Un hermano de armas, podríamos decir. Por desgracia, al final le fallé, así que no merezco ni considerarme su amigo.
  • Corrin: ¡No digas eso! Lo que sucedió no fue culpa tuya. Si hubo una responsable, esa fui yo, y ambos lo sabemos. Seguro que él estaría encantado de verte aquí con nosotros, luchando por la paz.
  • Fuga: Esto... Yo... no sé qué decir.
  • Corrin: Perdona... A veces me precipito y hablo de cosas que realmente no conozco.
  • Fuga: No sé, a mí me gusta oírte hablar.
  • Corrin: ¿De verdad?
  • Fuga: Sí, me recuerdas mucho a tu padre. Qué orgulloso estaría de ti... Y, por cierto, tú tampoco deberías culparte. Es natural que quisiera protegerte.
  • Corrin: Gracias, jefe Fuga.
  • Fuga: Bueno, nos queda la mitad de la rutina aún... ¿Lista para volver al tajo?
  • Corrin: ¡Eso ni se pregunta!

Apoyo AEditar

  • Corrin: ¡Hola, jefe Fuga! Hoy me han dicho que me ven mucho más fibrosa y en forma...
  • Fuga: Je, me alegro. Eso es porque te esfuerzas de lo lindo en nuestros entrenamientos.
  • Corrin: Sin ti no lo habría logrado, así que muchas gracias.
  • Fuga: No hay de qué. Yo solo oriento, pero la que pone el trabajo duro eres tú. Además, dentro de poco ni siquiera necesitarás mi ayuda, estoy seguro.
  • Corrin: ¡¿Qué?!No me digas que voy a quedarme sin mi profesor particular...
  • Fuga: No pensaba que te lo ibas a tomar tan a la tremenda.
  • Corrin: Lo entiendo... Tendrás cosas mejores que hacer con tu tiempo libre.
  • Fuga: ¡Para nada! Me encanta entrenar contigo, pero pensaba que preferirías ir por libre.
  • Corrin: Pues te equivocas. ¡Echaría de menos hasta tus crueles flexiones con los nudillos!
  • Fuga: ¿En serio? Pero las dominadas no, ¿eh?
  • Corrin: Je, je, no creo. Ahí me has pillado.
  • Fuga: ¿Y las carreras de resistencia con un peso atado a la cintura?
  • Corrin: Eh... la verdad es que las odio. Pero ¡me encanta pasar el rato contigo!
  • Fuga: Lo mismo digo. Me gustaría renovar el juramento que un día le hice a tu padre: Te[1] prometo lealtad eterna, Mya. Juntos, venceremos al mal allá donde esté.
  • Corrin: ¡Muchas gracias, jefe Fuga! Espero que tengas razón.
  • Fuga: Verás como sí. Recuerda que ya no luchas sola: tus amigos combatimos a tu lado.

Apoyo SEditar

  • Fuga: Hola, Corrin. ¿Qué te trae por aquí?
  • Corrin: ¡Hola! ¿Tienes tiempo para otra sesión de entrenamiento?
  • Fuga: Pues... supongo que sí.
  • Corrin: ¿A qué viene esa cara? ¿He hecho algo malo?
  • Fuga: No, es que... Me gustaría que alguna vez me visitaras con otro motivo.
  • Corrin: ¿Qué quieres decir?
  • Fuga: Que me encanta entrenar contigo, pero me duele que solo te interese eso de mí.
  • Corrin: ¡No es verdad! Sí, al principio venía con la única intención de ponerme en forma... Pero tus métodos son muy exigentes. Si no disfrutara de tu compañía, lo habría dejado.
  • Fuga: ¿Lo dices de veras?
  • Corrin: ¡Por supuesto! Estoy agotada, y tengo agujetas por todas partes...
  • Fuga: Vaya, y no te has quejado ni una sola vez hasta ahora... Me dejas de piedra.
  • Corrin: Es que no quería decepcionarte, Fuga. Reconozco que te admiro muchísimo.
  • Fuga: Pues... el sentimiento es mutuo, ¿sabes?
  • Corrin: ¿Ah, sí?
  • Fuga: En efecto. Me ha sorprendido tu tenacidad, pero no más que tu gentileza y simpatía. Con tus palabras, has cerrado heridas que creía incurables.
  • Corrin: ¡Cuánto me alegro de oírlo, Fuga! Quiero pasar el resto de mi vida contigo...
  • Fuga: Y así será, amor mío. Siempre permaneceré a tu lado, pase lo que pase.


  • Fuga: Eres un ser humano excepcional. Estemos juntos para siempre.

HayatoEditar

Apoyo CEditar

  • Hayato: ¡Jefe Fuga!
  • Fuga: Vaya, pero si eres tú, Hayato. ¿Necesitas algo?
  • Hayato: Si tienes tiempo y no es mucha molestia, me gustaría entrenar contigo un rato.
  • Fuga: Por supuesto. Será un placer.
  • Hayato: ¡Gracias!
  • Fuga: Últimamente andas de muy buen humor. ¿Te ha ocurrido algo bueno?
  • Hayato: No exactamente. Será que me siento más seguro desde que te has unido a nuestro ejército. O quizá sea la nostalgia...
  • Fuga: ¡Ya veo! Por eso llevas una sonrisa permanente en la cara.
  • Hayato: Solo quiero que sepas que algún día te compensaré por haber cuidado tanto de mí. Si me permites permanecer a tu lado y ayudarte, puedo empezar a saldar mi deuda.
  • Fuga: ¡Vaya, vaya! Ahora entiendo por qué vienes a darme la tabarra cada dos por tres.
  • Hayato: Oye, ni que te fuera persiguiendo por todo el campamento.
  • Fuga: ¿Que no? Estabas sentado a mi lado durante la asamblea de guerra, ¿no? Y lo mismo esta mañana en el desayuno.
  • Hayato: N-no sabía que te molestara tanto que te mostrara mi afecto. ¡Como quieras! ¡Ya entrenamos ayer, así que no es necesario que volvamos a entrenar hoy!

Fuga: ¿Lo dices en serio? En fin, supongo que tendré que esperar un poco más...

  • Hayato: ¿A qué te refieres?
  • Fuga: No te preocupes. Solo estaba pensando en voz alta.
  • Hayato: ¿Cómo que no me preocupe? Si ocurre algo, quiero saberlo.
  • Fuga: Aún no puedo decirte nada, pero cuando llegue el momento, hablaremos.
  • Hayato: Mmm...
  • Fuga: Puede que a ti o te apetezca entrenar hoy, pero yo tengo cosas de las que ocuparme. Nos vemos luego...
  • Hayato: ¿Jefe Fuga? ¡Espera, no te vayas!

Apoyo BEditar

  • Fuga: Hayato, al fin te encuentro. Tengo algo que contarte.
  • Hayato: ¿El qué, jefe Fuga?
  • Fuga: ¿Recuerdas que ayer te quedaste sin saber lo que quería decirte? Pues bien, hoy te lo diré: ha llegado la hora de que te enseñe una técnica secreta.
  • Hayato: ¿D-de verdad? ¡Qué ganas!
  • Fuga: Llevo muchos días observándote con atención. Y no cabe duda de que tus habilidades han mejorado desde que te uniste al ejército. Eres mucho más fuerte que cuando vivías en la aldea.
  • Hayato: ¿Lo dices en serio?
  • Fuga: Por eso, a partir de hoy no moderaré mi fuerza en los entrenamientos. Es la única manera de que logres perfeccionar tus habilidades.
  • Hayato: ¡D-de acuerdo! ¡Será un honor!
  • Fuga: Como padre adoptivo y maestro tuyo que soy, es esencial que te enseñe esta técnica. ¡Demuéstrame que eres digno de aprenderla!
  • Hayato: ¡Sí, señor! Perdona, estoy tan emocionado que no paro de temblar.
  • Fuga: ¡Ja, ja, ja! Ya lo veo. Lo importante es estar dispuesto a mejorar. He tardado un tiempo en darme cuenta de que ya eres un verdadero guerrero. Espero grandes cosas de ti, Hayato.
  • Hayato: ¡Aprenderé esa técnica en un abrir y cerrar de ojos! ¡Ya lo verás, jefe Fuga!
  • Fuga: Ja, ja, ja. ¡Así me gusta!

Apoyo AEditar

  • Hayato: Puf... Puf... ¡Lo he conseguido!
  • Fuga: Me has vencido, Hayato. Estoy impresionado.
  • Hayato: ¡Sí! ¿Eso significa que finalmente domino todas tus técnicas?
  • Fuga: Sin duda alguna. No me queda nada más que enseñarte. Tus esfuerzos han dado su fruto.
  • Hayato: ¡Gracias, jefe Fuga!
  • Fuga: Con tu habilidad y tu fuerza, no habrá enemigo que te haga sombra. Aunque no llevemos la misma sangre, me enorgullezco de que seas mi hijo.
  • Hayato: Y yo no podría haber tenido un padre mejor que tú.
  • Fuga: No sabes lo que significa para mí escuchar eso.
  • Hayato: ¡Ahora tengo una nueva meta! Me haré aún más fuerte para protegerte. Y así podré compensarte por ser tan buen padre.
  • Fuga: Tu amabilidad me llega al corazón. Sin embargo, no estoy tan decrépito como para necesitar que me protejas ya.
  • Hayato: ¡L-lo siento! No era mi intención...
  • Fuga: Es cierto que acabas de aprender la última de mis técnicas secretas de combate. Pero antes de considerarte un experto en ellas, debes entrenar mucho más.
  • Hayato: De acuerdo... Pero ¡al menos no me sigas tratando como si fuera un niño! ¡Algún día seré más fuerte que tú!
  • Fuga: He de reconocer que tu espíritu guerrero es imperturbable.
  • Hayato: ¡Será mejor que estés preparado!
  • Fuga: Yo siempre lo estoy. Francamente, espeero ver el día en el que al final me superes. Lo digo de corazón.

KanaEditar

Apoyo CEditar

  • Kana: Ey, papi... ¿Tienes un momento? ¿Puedo preguntarte algo?
  • Fuga: ¡Pues claro, Kana! A ver, dime qué pasa.
  • Kana: Bueno, es sobre mami... Me da la impresión que siempre me trata como a un niño.
  • Fuga: Hijo, eso es normal. Además, te guste o no, aún eres muy joven.
  • Kana: Ya lo sé. Solo digo que ya no soy tan pequeño como creéis y que me gustaría ser más útil. Pero cuando intento ayudar, mami dice que mejor me vaya a jugar con mis amigos...
  • Fuga: Conque es eso... Quieres demostrar que eres maduro y responsable.
  • Kana: ¡Exacto! ¡Quiero hacer cosas por ella! ¿Se te ocurre qué tareas podría realizar para hacerla feliz?
  • Fuga: Déjame pensar... Bueno, tu madre y yo hacemos ejercicios de meditación por las mañanas. Aunque no creo que a ti te interese mucho.
  • Kana: Pues no. Pero seguro que hay alguna otra cosa que pueda hacer por ella. ¡Ya lo tengo! Hagamos una competición.
  • Fuga: ¿Una competición?
  • Kana: ¡Exacto! El objetivo es descubrir quién de los dos hace más feliz a mami. Entre los dos podemos pensar en todo tipo de cosas para que sea feliz. Si mami nos da las gracias, marcamos un punto. ¡Gana quien reciba más "gracias"!
  • Fuga: Vaya, pues sí que me ha salido competitivo el chaval. Muy bien, acepto el desafío.
  • Kana: ¿En serio? ¡Viva!
  • Fuga: Pero no te olvides de que yo conozco a tu madre mejor que nadie. ¡Si te crees que te voy a dejar ganar fácilmente, te equivocas!
  • Kana: ¡Me parece perfecto, papi! Quiero ganar de manera justa.
  • Fuga: Muy bien. ¡Pues que gane el mejor!

Apoyo BEditar

  • Kana: ¡Ey, papi! Voy muy bien en nuestro concurso. ¿Qué tal vas tú? ¿Cuántas veces te ha dado mami las gracias?
  • Fuga: Pues no me estoy esforzando mucho, pero sí que me ha dado varias veces las gracias. Espera, tengo apuntado por aquí el recuento...
  • Kana: ¡Hala! ¿Tantas veces? ¡Increíble!
  • Fuga: Vaya, tienes razón. Va a resultar que al final soy más atento de lo que creía. Supongo que no lo hago nada mal como marido.
  • Kana: ¡Qué rabia! Pero no me voy a dejar vencer tan fácilmente. ¡Mira, mira! Yo también apunto todas las veces que me agradece algo.
  • Fuga: ¡¿Y esto?! Pero ¡si tienes el mismo número que yo! ¿Cómo lo has conseguido?
  • Kana: ¡Ja, ja! Prepárate, papi, porque tengo la victoria en el saco. ¡Como yo no trabajo, puedo pasarme el día entero ayudando a mamá!
  • Fuga: Así cualquiera, mocoso. ¿Y se puede saber qué has estado haciendo por ella?
  • Kana: Pues he estado ayudando en el campamento. Por la mañana tallo flechas para los arqueros. A la hora de comer corto la carne de oso y sirvo el rancho a los soldados. Y por las noches doy de comer a las monturas y preparo los aparejos. Además, si me sobra tiempo, también intento echar una mano con otras cosas.
  • Fuga: Hijo mío, me has dejado sin palabras. ¡No sabía yo que fueras tan trabajador! Está claro que has madurado una barbaridad.
  • Kana: ¿Qué?
  • Fuga: Nada, no me hagas caso. Y pensar que no hace tanto aún llevabas pañales. Fíjate ahora, convertido en todo un hombretón dispuesto a ayudar a su ejército. Sin darme cuenta, yo también te he estado tratando como a un niño.
  • Kana: ¡Es que me estoy esforzando mucho! Puedo hacer cualquier tarea que me manden.
  • Fuga: Me lo creo. Y seguro que tu madre se siente muy orgullosa de ti.
  • Kana: ¡Eso espero! ¿Sabes qué? ¡Mañana me voy a esforzar incluso el doble!
  • Fuga: Hijo, estás poniéndome el listón muy alto. Pero ¡no me rendiré!

Apoyo AEditar

  • Kana: Puf...
  • Fuga: Hola, Kana.
  • Kana: Hola, papi...
  • Fuga: Pero ¿qué te ocurre, hijo? Deberías estar un poco más feliz después de haber derrotado a tu padre. ¿O no será que ahora te arrepientes?
  • Kana: Qué va, no es eso. Es que antes estaba ayudando a mami y me ha dicho que no hacía falta. Que mejor me fuera a jugar con mis amigos, que los tengo un poco abandonados. ¡Todavía se piensa que soy un niño! Tanto esforzarme en el campamento, para nada.
  • Fuga: No te calientes la sesera, Kana. Escúchame: tu esfuerzo no ha sido en vano.
  • Kana: Entonces, ¿por qué no quiere que la siga ayudando?
  • Fuga: Mira, creo que tu madre sabe de sobra lo responsable y apañado que eres. Lo que pasa es que le da algo de pena que te comportes como un adulto.
  • Kana: Pero ¿por qué?
  • Fuga: Bueno, supongo que no quiere que crezcas demasiado deprisa. Seguro que se siente muy orgullosa de que te esfuerces tanto. Pero por otro lado, le preocupa que ya no la necesites más. Es un poco contradictorio, pero es cierto. Los padres somos así, ja, ja.
  • Kana: ¿Qué debería hacer entonces?
  • Fuga: Yo si fuera tú, seguiría ayudando en el campamento, pero sin pasarme. Tómate descansos para ver a tus amigos, juega con ellos, vete de aventuras... Y acuérdate de pasar tiempo con tu madre de vez en cuando, para charlar y relajarte. ¿Qué te parece? ¿Te ves capaz?
  • Kana: Pero...
  • Fuga: ¡Nada de peros! ¿Es que no quieres pasar tiempo con tu madre?
  • Kana: ¡Que no! Es que todo eso es de bebés.
  • Fuga: No, Kana. Eso es lo que hacen los niños. Y eso es lo que tú eres ahora mismo. Deja que tu madre disfrute un poco más de ti mientras pueda, chaval. Yo también lo quiero así.
  • Kana: Papi...
  • Fuga: Kana, ya sabemos que estás creciendo y que quieres más responsabilidades. Estoy seguro de que algún día serás un hombre hecho y derecho. Pero de momento, tómate las cosas con calma.
  • Kana: ¡Gracias, papi! Lo tendré en cuenta.
  • Fuga: ¡Bien! Y ahora que lo pienso... Estaría bien que esta noche descansaras con tu madre. Voy a hablar con ella.
  • Kana: ¡Espera! ¿Y tú qué, papi?
  • Fuga: ¿Qué? Yo no puedo, tengo muchas cosas que ha...
  • Kana: Pero ¡papi! ¿No has dicho antes que debo disfrutar mi niñez? Menuda niñez más triste me espera si te vas...
  • Fuga: ¡Rayos! Me has desarmado, hijo. Venga, vale, yo también descanso esta noche.
  • Kana: ¡Bieeen!
  • Fuga: A veces me pregunto quién de los dos es el que lleva la voz cantante... Bueno, me apetece pasar una noche en família. Ojalá pudiera ser así todos los días.

NotasEditar

  1. Error ortográfico hecho en el juego.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.