FANDOM


Apertura del capítuloEditar

Dado que el diálogo cambia entre Felicia o Jakob según el género de Corrin, todas las referencias a Felicia y Corrin como hombre son iguales a las de Jakob y Corrin como mujer, pero las diferencias de diálogo entre Felicia y Jakob o Corrin como hombre o mujer se marcarán en cursiva.

-Felicia: ¡Estamos en apuros, señor Corrin!

-Corrin: ¿Qué sucede, Felicia?

-Felicia: Bueno, me encontraba limpiando una parte del castillo, pensando en mis cosas... Y entonces, con el rabillo del ojo, noté que algo se movía. ¡Eran soldados invisibles!
-Jakob: Me encontraba limpiando el castillo cuando de repente sentí que me observaban. Me di la vuelta y, para mi sorpresa, ¡topé con unos soldados invisibles que huían!

-Corrin (hombre): Espera... ¿Dices que has visto soldados invisibles?
-Corrin (mujer): Espera, ¿estás diciendo que viste soldados invisibles?

-Felicia: ¡E-eso es! Quiero decir, no eran invisibles del todo. ¡Ya me entendéis, mi señor! En fin, el caso es que grité en cuanto aparecieron, pero salieron corriendo.
-Jakob: Yo... ¡Ya me entendéis, mi señora! ¡No eran completamente invisibles! El caso es que les arrojé una daga nada más verlos, pero la esquivaron y huyeron.

-Corrin (hombre): ¿Pudiste ver en qué dirección huían?
-Corrin (mujer): Pudiste ver hacia dónde fueron?

-Felicia: ¡Sí! Intenté ir tras ellos, pero entonces atravesaron un haz de luz... Un portal. Eché un vistazo dentro, pero solo había árboles. Nunca había visto un bosque así.
-Jakob: Así es. Intenté perseguirlos, pero entonces desaparecieron a través de un portal de luz. Me acerqué y miré dentro... No había más que árboles. Nunca he visto bosque igual.

-Corrin (hombre): Un portal que lleva a un extraño bosque... Qué curioso.
Corrin (mujer): Un portal que conduce a un extraño bosque... Qué curioso.

-Felicia: No se parecía a nada que yo conozca. Diría que era de otro mundo...
-Jakob: En efecto, no me resultaba familiar en absoluto. Si queréis que os diga la verdad, parecía un mundo diferente a este. Pero no me preguntéis por qué; tan solo es una sensación mía.

-Corrin (hombre): Si esos soldados huyeron a ese mundo, sus habitantes pueden estar en peligro. ¡Debemos ir tras ellos! ¿Recuerdas dónde se encuentra el portal?
-Corrin (mujer): So esos soldados han huido a ese mundo, sus habitantes están en peligro. ¡Debemos ir tras ellos! ¿Recuerdas dónde se encuentra el portal?

-Felicia: ¡Sí! ¡Seguidme!
-Jakob: Por supuesto, mi señora.

Corrin y Felicia / Jakob van hacia el portal y lo atraviesan.

-Corrin: Hemos atravesado el portal sanos y salvos, pero... ¿dónde estamos?

-Felicia: No tengo ni idea, mi señor.
-Jakob: Se escapa a mi comprensión...

-Corrin (hombre): Esto... ¿Y ahora qué hacemos? Oh, parece que ahí hay una señal. ¡Y es legible! Sacro Reino de... ¿Ylisse?
-Corrin (mujer): Bueno... ¿Y ahora qué? Oh, parece que allí hay una seña. ¡Además es legible! ¿Sacro Reino de Ylisse?

-Chrom: ¡Ey!, ¿necesitáis ayuda?

-Avatar: ¡Ah!

-Chrom: Disculpad, ¿os he asustado? Parecéis un poco perdidos.

-Frederick (con Corrin hombre): No creo que nos hayamos cruzado antes con ellos, mi señor.
-Frederick (con Corrin mujer): Señor, creo que no he visto antes a esta gente.

-Lissa: ¡Vaya! ¿Serán extranjeros? Eso explicaría sus extraños atuendos.

-Corrin (hombre): Disculpad, pero, ¿quiénes sois?
-Corrin (mujer): Esto... ¿Puedo preguntaros quiénes sois?

-Chrom (con Corrin hombre): Ah, sí, perdonad mis modales. Haré las presentaciones de rigor: Mi nombre es Chrom, y soy el capitán de los Custodios de Ylisse. Y esta delicada chica de aquí es mi hermana pequeña, Lissa.
-Chrom (con Corrin mujer): Ah, sí, perdonad mis modales. Haré las presentaciones de rigor: Me llamo Chrom, y soy el capitan de los Custodios de Ylisse. Esta chica tan delicada es mi hermana pequeña, Lissa.

-Lissa (con Corrin hombre): ¡¿Qué?! ¡No soy delicada!... Grrr. Ignorad a mi hermano, por favor. En ocasiones puede ser un poco... cazurro.
-Lissa (con Corrin mujer): ¡¿Cómo que delicada?!... Grrr. Ignorad a mi hermano, por favor. A veces es un poco cazurro.

-Chrom (con Corrin hombre): Ejem. Y este es mi caballero, Frederick.
-Chrom (con Corrin mujer): Ejem. Y este de aquí es Frederick, mi caballero.

-Frederick: Sirvo como su edecán, y además soy el segundo al mando.

-Corrin: Ya veo. Encantado de conoceros. Yo soy Corrin, y ella es Felicia.

-Felicia: Es un placer.
-Jakob: A vuestro servicio.

-Chrom (con Corrin hombre): Igualmente. Dime, Corrin, ¿qué os trae por estas tierras?
-Chrom (con Corrin mujer): Es un placer. Dime, Corrin. ¿qué os trae por estas tierras?

-Corrin (hombre): Lo cierto es que estábamos persiguiendo a un grupo de... Esto... ¿Os habéis topado con algo sospechoso últimamente? ¿Unos guerreros casi invisibles, quizá?
-Corrin (mujer): Lo cierto es que vamos tras un grupo de... Esto... Cómo podría decirlo... ¿Habéis notado algo extraño últimamente? Algo así como unos guerreros casi invisibles...

-Chrom (con Corrin hombre): Perdona, ¿has dicho guerreros invisibles?
-Chrom (con Corrin mujer): ¿Qué? ¿Has dicho guerreros invisibles?

-Frederick (con Corrin hombre): ¡¿Nuestro reino ha sido invadido?! Podrían ser de Plegia, el reino vecino...
-Frederick (con Corrin mujer): ¡¿Han invadido nuestro reino?! Tal vez sean los de Pegia...

-Felicia: ¡Recordad, señor Corrin, es probable que estemos en otro mundo! Procuremos no asustar a nadie...
-Jakob: ¡Precaución, mi señora Corrin! Recordad que estamos en otro mundo. Lo mejor sería tratar de no asustarlos.

-Corrin (hombre): ¡Cierto! Ejem... ¿he dicho guerreros? Quise decir... Veamos... ¡Terneros! ¡Nuestros preciados e invisibles terneros se han perdido!
-Corrin (mujer): ¡Cierto! Esto... ¿He dicho guerreros invisibles? Quería decir... Vamos a ver... ¡Terneros! ¡Nuestros preciados e invisibles terneros se han perdido!

-Felicia: Me temo que lo de improvisar no se os da demasiado bien, mi señor...
-Jakob: Con todos los respetos, mi señora, pero lo de improvisar se os da fatal.

-Chrom: ¿Terneros invisibles?

-Corrin: Sí, en nuestra tierra tenemos unos terneros peligrosísimos. B-bueno, como ganado son excelentes, pero a veces se ponen un poco violentos.

-Felicia: ¡Pueden destruir pueblos enteros! ¡Son una auténtica amenaza! Imaginaos el peor animal que exista... ¡Pues nada comparado con nuestros terneros!
-Jakob: Es bien conocido que estas bestias arrasan pueblos enteros. Son despiadadas en extremo...

-Chrom (con Corrin hombre): ¡Rayos, deben de ser horribles!
-Chrom (con Corrin mujer): ¡Es terrible! Terneros salvajes... Jamás he oído hablar de algo semejante.

-Corrin: Si veis uno, lo mejor que podéis hacer es salir corriendo. Y en caso de que el enfrentamiento sea inevitable, ¡no os andéis con chiquitas!

-Chrom: ¿En serio? Pero ¿no queréis recuperarlos entonces?

-Corrin (hombre): ¡Eso no es lo importante! ¡Lo que nos preocupa es que alguien salga herido! N-nosotros hemos... recorrido un largo camino para capturarlos.
-Corrin (mujer): ¡Eso no es lo importante, sino evitar que ataque a algún infeliz! Hemos recorrido un largo camino para... asegurarnos de que no hagan daño a nadie.

-Chrom (con Corrin hombre): Ah... Vale...
-Chrom (con Corrin mujer): V-vale...

-Frederick (con Corrin hombre): He de decir que vuestro comportamiento me inquieta. ¿Qué tramáis? Esa historia suena... asaz absurda. Y hace un momento, Felicia se dirigió a vos como "mi señor". ¿Podríais explicarnos a qué se debe tal tratamiento?
Frederick (con Corrin mujer): Perdonad, pero vuestro comportamiento resulta sospechoso. ¿Qué tramáis? Esta historia es... asaz absurda. Y hace un momento, Jakob se dirigió a vos como "mi señora". ¿Podríais explicarnos a qué obedece tal tratamiento?

-Corrin (hombre): B-bueno...
-Corrin (mujer): Bueno...

-Felicia: (Si intenta improvisar de nuevo, estamos acabados.) ¡Es porque mi señor Corrin es un príncipe!
-Jakob: (Si intenta imporvisar de nuevo, estaremos en graves problemas.) ¿Tenéis las agallas de insinuar que venimos con intenciones aviesas? Mi señora Corrin es una princesa. Se merece el más profundo de los respetos.

-Frederick: ¡¿He oído bien?!

-Lissa (con Corrin hombre): ¡¿Que eres un príncipe?!
-Lissa (con Corrin mujer): ¿Qué? ¡¿Eres una princesa, Corrin?!

-Felicia: ¡Sí, lo es!

-Corrin (hombre): Calla, Felicia...
-Corrin (mujer): Jakob, por favor...

-Chrom: Menuda coincidencia. Lo digo porque yo también soy un príncipe.

-Corrin (hombre): ¿Ah, sí?
-Corrin (mujer): ¿De verdad?

-Mozo: ¡¡¡Aaah!!!

-Corrin: ¡¿Habéis oído?! Era un grito, ¿verdad?

-Felicia: ¡Sí! ¡Creo que vino de por allí!

-Corrin (hombre): ¡Vamos, Felicia! ¡Podrían ser los guerreros! Quiero decir, ¡los terneros! ¡Venga!
-Corrin (mujer): ¡Vamos, Jakob! ¡Serán los guerreros! Quiero decir... ¡los terneros! ¡Rápido!

-Felicia: (...) ¡A vuestras órdenes, mi señor!
-Jakob: Ejem... Como deseéis...

-Lissa: ¡Esperad! ¡¿Corrin?!

-Chrom: ¡Nosotros también vamos! Lissa, Frederick, ¡seguidme!

-Frederick: ¡Sí, mi señor!

Tras esto se ve el mapa y a los enemigos.

-Corrin (hombre): ¡Son ellos!
-Corrin (mujer): ¡Allí están!

-Felicia: ¡Los encontramos!
-Jakob: Dejádmelo a mí, mi señora. Acabaré con ellos en un santiamén.

-Chrom: ¡Espera, Corrin! ¡Lucharemos con vosotros!

-Corrin (hombre): ¡¿Chrom?! ¡No quiero que os veáis envueltos en nuestros problemas!
Corrin (mujer): ¡¿Chrom?! ¡No quiero que acabéis envueltos en nuestros problemas!

-Chrom (con Corrin hombre): Somos los defensores de este reino, y debemos luchar cuando esté en peligro. ¡Os ayudaremos!
-Chrom (con Corrin mujer): Es nuestro deber proteger este reino. ¡Os ayudaremos!

-Corrin: Chrom... ¡Gracias! ¡Luchemos juntos y acabemos con ellos!

-Chrom: ¡De acuerdo!

En combateEditar

Diálogo de Corrin con ChromEditar

-Corrin: Gracias por ayudarnos, Chrom. Me alegra ver que tenemos aliados aquí.

-Chrom: Soy yo el que debería daros las gracias por alertarnos del peligro. ¿Puedo preguntarte algo, Corrin? Dijiste que eras un príncipe, ¿verdad?

-Corrin: Más o menos...

-Chrom: Pues como te decía antes, yo también soy de la realeza.

-Corrin: ¿En serio? No estaba seguro de haberte escuchado correctamente.

-Chrom: Formo parte de la familia real del Sacro Reino de Ylisse.

-Corrin: Pero... ¿no es peligroso que miembros de la familia real salgan a patrullar?

-Chrom: Tal vez, pero no más peligroso que cazar bestias en un bosque desconocido.

-Corrin: Tienes razón...

-Chrom: Hablando de desconocidos... ¿De dónde vienes, Corrin? Conozco a las familias reales de los reinos vecinos, pero nunca he oído de vosotros.

-Corrin: La verdad es que dudo mucho que conozcas mi tierra... No creo que Hoshido y Nohr aparezcan en vuestros mapas...

-Chrom: ¿Has dicho Hoshido y Nohr? ¿Los reinos legendarios?

-Corrin: ¿Legendarios?

-Chrom: Dudo que haya alguien que no haya escuchado historias sobre Nohr y Hoshido.

-Corrin: Eso... sí que no me lo esperaba. No sé qué decir.

-Chrom: No tienes por qué darme explicaciones si no quieres. No es de mi incumbencia. Y, al fin y al cabo, has demostrado ser una persona digna de confianza.

-Corrin: (Qué raro... Confía en mí...) (Casi nadie creería sin pruebas a alguien que afirmase pertenecer a la realeza.) (Supongo que es de los que depositan su fe ne la gente, como yo.) (Pero ¿qué quiso decir con que Hoshido y Nohr son reinos legendarios?) (¿Adónde nos ha llevado ese dichoso portal?)

Diálogo de Corrin con FrederickEditar

-Frederick: Esto... Disculpad...

-Corrin: Frederick, ¿qué sucede? ¿Necesitas algo?

-Frederick: ¿Es cierto que pertenecéis a la realeza, Corrin?

-Corrin: Sí, así es.

-Frederick: Ajá... ¿Y os importaría mostrarme una prueba de vuestro linaje?

-Corrin: ¡¿Una prueba?! Nunca antes me habían pedido algo así...

-Frederick: Cualquier cosa vale. Podríais nombrar a personajes ilustres de vuestro reino... Y si tenéis algún sello real o algo parecido, también podríais mostrármelo.

-Corrin: No, me temo que no tengo ningún sello. Y tampoco puedo darte nombres...

-Frederick: En ese caso, os pido amablemente que no os acerquéis a mis señores.

-Corrin: ¿P-perdona?

-Frederick: Manteneos como mínimo a diez pasos de distancia en todo momento. Será difícil durante el fragor de la batalla, pero prometedme que lo intentaréis.

-Corrin: Pero ¡eso supondría renunciar a combatir! ¡¿Estás loco?!

-Frederick: ¡Deberíais darme las gracias por haber dicho diez, y no veinte pasos! ¿O pensáis que voy a permitir que un extraño ponga en peligro a mis señores?

-Corrin: Mira, sé que no me conoces, pero ¡te estás pasando de la raya! ¿Qué te parece si te doy algo como muestra de amistad? Tengo una cecina buenísima...

-Frederick: ¿Cecina? No es de mi agrado, creo... ¿Podríais decirme de qué animal proviene?

-Corrin: ¡Es carne de oso!

-Frederick: ¡¿Carne de oso?! ¡No! ¡Nunca! ¡Apartadla de mi vista!

-Corrin: ¡Oye, ¿adónde vas?! ¡¿Por qué huyes?! Jo, me odia con toda su alma. Yo solo quiero que nos llevemos bien...

Diálogo de Corrin con LissaEditar

-Corrin: ¿Qué tal, Lissa? Lamento haberte metido en todo este lío.

-Lissa: ¡No te preocupes por mí! Estoy bien. Me alegra poder luchar hombro con hombro con alguien como tú. No hay nadie en los Custodios de Ylisse con tu carisma, salvo Chrom.

-Corrin: Ja, ja, ja... Me halagas.

-Lissa: ¡Oye, que lo digo en serio! Por cierto, Corrin, cuando hayamos acabado, ¿por qué no te unes a nosotros?

-Corrin: Aprecio la invitación, Lissa, pero tengo asuntos importantes por resolver en casa.

-Lissa: No me sorprende. Siento haberte puesto en tal situación. Eres un príncipe, después de todo. Seguro que estarás muy ocupado con tu reino.

-Corrin: Algo así... De todas formas, gracias de nuevo. Si la situación hubiese sido distinta, me hubiese unido a vosotros sin dudarlo.

-Lissa: Es una lástima...

-Corrin: ¡No te preocupes! Seguro que conocerás a mucha gente nueva en tus aventuras.

-Lissa: ¿De verdad lo crees así?

-Corrin: Sí.

-Lissa: Bueno, si tú lo dices, ¡seguro que así será! ¡Gracias, Corrin!

Diálogo de Odín (Owain) con LissaEditar

-Odín: Uf... uf... He evitado al tío Chrom hasta ahora. A ver si puedo seguir así otra batalla más... ¡Pues claro que puedo! ¡No debería dudar de mí mismo! Un gran guerrero es capaz de pasar desapercibido siempre que lo desee. Pero de entre todos los mundos, ¡¿por qué teníamos que acabar aquí?! Parece que la guerra aún no ha empezado, pero debo evitar a la familia a toda cos...

-Lissa: ¡Ey! ¿Estás bien?

-Odín: ¡¡Aaaaaaaaaaaaah!! Mad... Esto... ¡¿Lissa?!

-Lissa: ¿Eh? ¿Cómo sabes mi nombre?

-Odín: Verás... Es porque... ya lo había escuchado antes. Quiero decir, ¡lo he escuchado ahora! ¡Se lo he oído decir a Corrin!

-Lissa: ¡Ah, vale! Me alegra que estés bien. Te vi hablando solo y pensé que quizá estuvieras herido. ¿Cómo te llamas?

-Odín: Yo soy... Odín el Destructor.

-Lissa: Ya veo. ¡Encantada, Odín!

-Odín: ¡Yo también me alegro de conocerte! (Más bien me alegro de verte de nuevo... futura madre.)

-Lissa: ¿Ocurre algo? ¿Por qué me miras tan fijamente?...

-Odín: No, no pasa nada. Además, ¡es hora de volver a la batalla! ¡El enemigo no espera a nadie!

-Lissa: Oooh, se fue. Qué chico tan interesante. Y qué nombre tan guay tenía. Es como si fuese un héroe de novela. Si alguna vez tengo un hijo, ¡le pondré un nombre así!

Diálogo de Ophelia con LissaEditar

-Lissa: Oye, tú. Perdona, pero ¿estás herida?

-Ophelia: ¿Eh? No, para nada. Y aunque lo estuviese, una guerrera tan formidable como yo... ¡Aaah, espera! ¡¿Tú quién eres?!

-Lissa: ¿Perdona?

-Ophelia: Eres... ¡Eres impresionante! ¡Te rodea un halo de genialidad! ¡Es como si estuvieses envuelta en luces y fuegos artificiales!

-Lissa: ¿Luces y fuegos artificiales?

-Ophelia: ¡Exacto!

-Lissa ¡Ja, ja, ja! Me encanta tu forma de hablar.

-Ophelia: Pero, ¿acaso entiendes lo que digo? ¡Tu genialidad no deja de asombrarme! Esto es fantástico. ¡Como el día en que descubrí que tenía la marca de los elegidos!

-Lissa: ¿Una marca? ¿Te refieres a una herida? ¡Dijiste que no te había pasado nada!

-Ophelia: No, no es una herida, sino una... (Me da en la nariz que no debería hablar sobre la marca...) Bueno, sí, es una herida... ¡Pero no te preocupes, es poca cosa!

-Lissa: Si tú lo dices... Pero si alguna vez necesitas una cura, ¡dimelo! ¡Yo te ayudaré! Por cierto, me llamo Lissa. ¿Y tú?

-Ophelia: Ofelia[1] la Devastadora, para servirte.

-Lissa: ¡Es un nombre fantástico! ¡Creo que tú y yo congeniaríamos y llegaríamos a ser muy buenas amigas!

-Ophelia: ¿Amigas?

-Lissa: ¡Sí, amigas! Pero si estoy siendo muy atrevida dímelo, ¿vale?

-Ophelia: ¡Por todos los cielos, no! Sería un honor para mí tenerte como amiga. Sin embargo, creo que deberíamos volver a nuestros deberes y derrotar al enemigo.

-Lissa: ¡Uy, es verdad! ¡Menudo despiste! Luego hablamos, ¿vale?

-Ophelia: (Parece que hay elegidos en todos los mundos.) (Creo que haríamos buenas migas si nos volvemos a encontrar...)

Diálogo de Laslow (Íñigo) con ChromEditar

-Laslow: Sé que no es la misma época que cuando me fui, pero... ¡qué bien sienta volver! De hecho, ¡sienta tan bien que bailaré una de las danzas de mi madre! Trala, la, la...

-Chrom: Eres un excelente bailarín.

-Laslow: ¡¿Qué dem...?! Ah, hola, Chr... Esto... Perdonad... Sois Chrom, ¿verdad?

-Chrom: Así es. ¿Y tú quién eres?

-Laslow: Me llamo... Laslow.

-Chrom: ASí que Laslow, ¿eh? No solemos ver bailarines de tanto talento por aquí.

-Laslow: Solo es una afición. Todavía estoy muy lejos de merecer el título de "bailarín".

-Chrom: ¿En serio? Pues te mueves con mucha gracia.

-Laslow: ¡Sois muy amable! Me avergüenzo con facilidad, y no me gustaría que vos me recordaseis así...

-Chrom: Vaya, me sorprende que seas tan tímido, pero no hay ningún problema. Siento haberte molestado.

-Laslow: Oh, ¡esperad! ¿Puedo pediros algo antes de que os marchéis?

-Chrom: ¿De qué se trata?

-Laslow: Si algún día os encontráis con una mujer que baila como yo... ¿Podríais decirle que ha sido toda una inspiración para mí, por favor? Y también que le deseo toda la felicidad del mundo a ella y a su familia.

-Chrom: C-caray, es una petición muy extraña, pero supongo que podría hacerlo, sí... ¿Y estás seguro de que encontraré a esa mujer?

-Laslow: Apuesto los ahorros de toda mi vida a que así será.

-Chrom: Eso es tener confianza. De acuerdo, lo prometo. Pero a cambio quiero tu palabra de que no abandonarás el bailer y que algún día... volverás a este reino para que todos admiremos tu talento.

-Laslow: Os doy mi palabra.

Diálogo de Selena (Severa) con ChromEditar

-Selena: ¡¿Eh?! ¡¿Ese es... Chrom?! ¡Necesito esconderme!

-Chrom: ¡¿Qué demonios estás haciendo en esos arbustos?! ¿Quién eres? ¿Una de las aliadas de Corrin?

-Selena: ¿Eh? ¿No me reconoces? Q-quiero decir... ¡Hola! ¡Es la primera vez que nos vemos!... O eso creo... No la veo por aquí. Supongo que es una buena señal.

-Chrom: ¿De quién estás hablando?

-Selena: De cierta auriga celeste pelirroja que se encuentra a tu servicio.

-Chrom: ¿Te refieres a Cordelia? Es una de las guerreras de mi castillo, sí, pero no está a mi servicio.

-Selena: Ajá, así que todavía no se ha unido a ti.

-Chrom: ¿Eres amiga de Cordelia?

-Selena: No, no. Soy su... Lo que quiero decir es que todavía no nos hemos conocido. Solo la conozco por... lo que comenta sobre ella la gente. Pero bueno... ¿Podrías decirle algo de mi parte cuando la veas? Dile que has conocido a una chica llamada Selena que jura que la superará algún día.

-Chrom: C-como quieras...

-Selena: No pongas esa cara. Cuento contigo para que le envíes ese mensaje. Es importante que se lo digas tú. Invítala a un té si hace falta, ¿vale? Solos tú y ella. Lo oculta muy bien, pero ¡necesita tu ayuda!

-Chrom: Ya veo... Haré lo que sea necesario para ayudarla.

-Selena: Bien, entonces todo arreglado. (Espero que te guste mi regalo, mamá.) (Disfruta tu tiempo con el señor Chrom.) (Y ojalá me lo perdones, papi.) (Pero no te preocupes. Pase lo que pase, ¡al final te escogerá a ti!)

Diálogo de Jakob con FrederickEditar

-Jakob: Tú, patán, ¡¿qué estás haciendo?!

-Frederick: ¿Acaso me habláis a mi[1]? ¿Qué he hecho para menecer tamaña falta de respeto?

-Jakob: ¡Aquí el único que falta al respeto a los demás eres tú! ¡No dejas de mirar a mi señor Corrin como si de un bandido se tratase![2]

-Frederick: Tan solo cumplo con el deber de proteger a mis señores de cualquier peligro. Es natural desconfiar de un completo desconocido[2]. Como caballero del reino, mi deber no es solo afrontar peligros, sino anticiparlos para evitar que se escapen a mi control.

-Jakob: Es cierto, pero tratas a mi señor Corrin con excesiva dureza[2]. Yo también podría preguntarme si vuestra "brigada" no es sino un grupo de bandidos.

-Frederick: ¡¿Cómo osáis insultar así a mi señor?! Cuán afilada es tu lengua...

-Jakob: ¡Mi lengua no es un asunto de tu incumbencia! Me temo que al final habrá que resolver esto con algo más que palabras...

-Frederick: Estaréis de broma... Nunca me comportaría de tal forma. Perder los estribos de esa manera sería una muestra de deslealtad hacia mi señor. Y, en lo que a lealtad se refiere, lamento informarte de que no conozco rival.

-Jakob: Te equivocas de nuevo. A leal no me superas ni tú ni nadie. Por ejemplo, he llegado a crear un nuevo tipo de té para mi señor[2].

-Frederick: ¡Ja! Eso no es nada. Siempre estoy al tanto de las necesidades de mis señores... Cuando deciden vieajar, me adelanto para despejar cualquier obstáculo del camino, por lo que no les molesta ni la más mínima mota de polvo.

-Jakob: Yo, por la noche, me aseguro de que los aposentos de mi señor sean de su agrado[2]. Si hace frío, añado leña al fuego. Si hace calor, abro ligeramente la ventana. Y así cada noche.

-Frederick: Ja, ¡menudo atraso! Yo hace mucho que no pierdo el tiempo en esos menesteres. Ideé un mecanismo para que las ventanas se abrieran solas cuando hace mucho calor. Pero si hace frío, me encargo personalmente de cortar la leña. ¡Y luego la tallo con distintas formas y tamaños! Al señor Chrom le encanta.

-Jakob: (...)

-Frederick: (...)

-Jakob: Esa es una idea magnífica, desde luego.

-Frederick: Gracias, sois muy amable.

-Jakob: Tu señor no me acaba de convencer, pero creo que me llevaré bien contigo.

-Frederick: Es verdad que noto cierta complicidad entre nosotros, ya que sois la primera persona que entiende mis inquietudes. Si no estuviésemos en el campo de batalla, me encantaría seguir esta conversación.

Diálogo de Caeldori con ChromEditar

-Chrom: ¿Eh? Cordelia, ¿qué estás haciendo aquí?

-Caeldori: ¿Me hablas a mí? Lo siento, pero te equivocas de persona. Yo soy Caeldori.

-Chrom: O-oh... Eres igual a una auriga celeste que conozco. Mis disculpas.

-Caeldori: No le des más importancia de la que tiene, por favor. Eres, Chrom, ¿verdad? He escuchado tu nombre hace unos instantes. Parece que el destino nos ha juntado, así que cooperemos para derrotar al enemigo.

-Chrom: Me parece perfecto.

-Caeldori: (No esperaba que viniese a hablarme tan de repente.) (He de admitir... que parece bastante encantador.)

Chrom al iniciar el primer ataqueEditar

-Chrom: Qué criaturas tan extrañas... Puedo sentir que hay algo ante mí, pero apenas las distingo. ¡Prepárate, bestia! ¡No permitiré que amenaces nuestra tierra!

Frederick al iniciar el primer ataqueEditar

-Frederick: ¡Es la primera vez que me encuentro con unos seres tan extraños! Se suponía que eran animales, pero parecen más bien humanos... No importa. No dejaré que les pongáis la mano encima a mis señores. ¡Si algo les sucede, la Venerable Emmeryn no me lo perdonaría!

Lissa al iniciar el primer ataqueEditar

-Lissa: ¡¿Son estas las bestias de las que Corrin hablaba?! No las distingo bien, pero los viajeros dijeron que eran peligrosas... Oye, ¿no te da vergüenza? ¡¿No ves que no puedo atacarte?!

Desenlace del capítuloEditar

Martillo FE9.jpg Este artículo o sección se encuentra en construcción por el usuario Timeman. Si desea contribuir con el artículo, puede dejar un mensaje en la página de discusión de este artículo indicando los puntos en que le gustaría colaborar. ¡Por favor, no edite este artículo sin más!

-Corrin: ¡Por fin! Ese era el último que quedaba.

-Chrom: Os debo una, Corrin, a ti y a tus aliados.

-Corrin: No, no. Por nuestra culpa os habéis visto envueltos en este lío. Siento mucho haberos puesto a todos en peligro, de veras. Haremos lo posible para que no se repita.

-Jakob: Estas bestias son imprevisibles. Lamento deciros que quizá os las volváis a encontrar un día de estos.

-Corrin: Quién sabe...

-Chrom: La situación en tu reino debe de ser horrible, Corrin... ¡Ya lo tengo! ¿Por qué no os lleváis esto?

-Lissa: P-pero ¡Chrom, esos son...!

-Chrom: Sí, el sello de la Venerable y el sello del Héroe que Emm me entregó.

-Frederick: Mi señor, ¿estáis seguro de que es lo correcto? Los regalos de la Venerable Emmeryn están a la altura de los tesoros reales.

-Corrin: ¡¿Q-qué?! ¡No puedo aceptar algo tan valioso!

-Chrom: Insisto: quiero que te los quedes. Sé muy bien lo que representan, pero... creo que te serán de gran ayuda, Corrin. Además, has luchado con todas tus fuerzas para protegernos a todos. Solo así puedo darte las gracias. Te ruego que aceptes mi regalo.

-Corrin: Chrom... Muchísimas gracias. Prometo darles un buen uso.

-Frederick: Si mi señor insiste, no puedo detenerlo. Y, en ese caso, yo también quiero haceros un regalo.

-Corrin: Esto... ¿Me estás regalando una piedra?

-Frederick: Así es. Las recojo durante nuestros viajes para que mis señores no tropiecen. Tengo la sensación de que esta puede serviros de ayuda.

-Corrin: B-bueno... Gracias, supongo... Seguro que algún uso le daremos...

-Jakob: Mi señora Corrin, creo que deberíamos volver a casa.

-Corrin: Es verdad. Chrom, Lissa, Frederick... Ha sido un placer conoceros.

-Chrom: Venid a visitarnos de nuevo en cuanto tengáis ocasión. Me gustaría mucho compartir información de nuestros respectivos reinos.

-Corrin: Estoy segura de que volveremos a vernos. ¡Solo tienes que desearlo con todas tus fuerzas!

-Chrom: Lo haré. Espero con ganas el día en el que nuestros caminos se crucen otra vez.

-Corrin: Gracias, Chrom. Yo también espero pasar más tiempo con vosotros.

Corrin y su grupo regresan a su reino, y Chrom, Lissa y Frederick se quedan solos.

-Lissa: Ya se van... Qué gente tan interesante, ¿verdad?

-Chrom: Sí, y tengo la sensación de que los volveremos a ver.

-Lissa: ¡Estaba pensando exactamente lo mismo! ¿No crees que Corrin tiene unas dotes de mando innatas? Me impresionó su capacidad táctica.

-Chrom: En efecto. A los Custodios nos vendría muy bien un/a estratega de su talla.,, Yo soy un desastre para esas cosas.

-Lissa: La verdad es que sí... Eres demasiado impetuoso.

-Chrom: Bueno, tanto como impetuoso...

-Frederick: Os ruego disculpas, mis señores, pero es hora de volver a casa. Debemos poner rumbo hacia el sur antes de que anochezca.

-Chrom: Es verdad, tenemos que irnos. ¡Esperad! ¡Hay alguien tendido sobre el camino más adelante!...

-Frederick: ¡¿Qué?!

-Lissa: ¡¡T-tienes razón!! ¿Se habrá desmayado? ¡¿Qué hacemos?!

-Chrom: ¡Debemos prestarle ayuda! Bueno, parece que aún sigue con vida. ¿Le gustará dormir al raso?... Es la primera vez que veo estas ropas. ¿De dónde...?

-Lissa: Chrom... ¡Hay que hacer algo!

-Chrom: ¿Y cuál es tu propuesta?

-Lissa: Pues... no sé... ¡Ah!

-Chrom: Por fin despiertas.

-Lissa: ¿Qué tal?

-Chrom: No es que el suelo sea el mejor sitio para echar la siesta, ¿sabes? Dame la mano.

NotasEditar

  1. 1,0 1,1 En el juego está escrito con estas faltas ortográficas
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Si Corrin es mujer, la parte que se dirige al personaje cambia de género.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar